e

Este animal parece que no tiene mucho que aportar, vulnerable, dócil y sin grandes iniciativas. Activa a tu oveja, cuando necesitas del rebaño, sentirte uno más, contar con ese poder, que se multiplica en compañía. Ese es el lugar donde la oveja se siente protegida, la humildad como arma para amar,  vivir las emociones en conjunto, venga lo que venga manteniendo la unidad. La oveja, acuna los conflictos, las roturas, las debilidades; pide ayuda sin complejos, necesita del grupo. Ella mejor que nadie sabe que la felicidad en soledad, sirve de poco. ¿Has sentido alguna vez, tú poder multiplicado por el rebaño?